Skip to content
  • Admin 
Home » Noticias » De ‘Superman’ a ‘Maus’, los creadores judíos son parte esencial de la historia del cómic

De ‘Superman’ a ‘Maus’, los creadores judíos son parte esencial de la historia del cómic

Erik Mclean/Unsplash

Los guionistas y artistas judíos han sido una parte fundamental de la creación de cómics desde los primeros días de la industria.

Los cómics solían tener el formato de los libros o los periódicos, pero en 1934 Max Gaines, un neoyorquino judío, y su colega Harry Wildenberg crearon el primer cómic de tamaño medio tabloide, el formato que se convirtió en la norma.

Su cómic Famous Funnies vendió el 90 % de los 200 000 ejemplares impresos. Esto dio lugar a numerosos imitadores, entre ellos New Fun Comics de National Allied Publications (posteriormente rebautizada DC Comics), que publicó su primer número en 1935.

Gaines había sido maestro de escuela y lo plasmó en su obra. Bautizó su empresa como Educational Comics, con títulos como Picture Stories from the Bible (Historias ilustradas de la Biblia). Sin embargo, cuando su hijo William se hizo cargo de E. C. Comics en la década de 1940, se hizo famosa como editorial de cómics de terror, aunque estos fueron prohibidos en la década siguiente.

En los años treinta, los cómics reeditaban tiras cómicas que habían aparecido anteriormente en las secciones de humor de los periódicos. Famous Funnies, por ejemplo, incluía el popular serial Mutt and Jeff. Pero a finales de la década, presentaban contenidos totalmente nuevos en una variedad de géneros, incluidos los superhéroes.

El primero y más famoso fue Superman. El personaje fue creado por Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933 en un cómic autopublicado. Intentaron encontrar un editor profesional que se hiciera cargo de su personaje y, después de que Gaines tardara demasiado en responderles, encontraron un hogar para Superman en National en 1938.

Siegel y Shuster eran hijos de inmigrantes judíos europeos, lo que llevó a algunos escritores de cómics modernos a comparar la identidad de inmigrante extranjero de Superman con otros emigrados en América.

El Comité Internacional de Rescate señaló la importancia del personaje para la época antisemita de los años treinta: “La historia de Superman es el máximo ejemplo de un inmigrante que mejora su nuevo hogar”.

Algunos investigadores creen que Siegel y Shuster se inspiraron específicamente en un famoso culturista polaco llamado “el Superman judío”, que recorrió América en los años veinte. El guionista Roy Schwartz también ve elementos de mitología judía en el personaje.

Un cómic y una insignia de superman.
Superman fue creado por guionistas de cómic judíos.
Daniel Álvasd / Unsplash

Un año después, Bob Kane y Bill Finger crearon otro personaje icónico de DC: Batman. También eran hijos de inmigrantes y formaban parte de un cuarteto de famosos creadores de cómics judíos que fueron a la misma escuela en el sur del Bronx, entre ellos Will Eisner y Stan Lee de Marvel.

Aunque Batman no tiene características judías evidentes, la prima de Bruce Wayne, Kate Kane (alias Batwoman) fue representada más tarde como una mujer judía.

Conocido por trabajar con Stan Lee, otro creador judío es considerado el “mayor narrador” de los cómics de superhéroes. El artista Jack Kirby fue responsable no solo de la creación conjunta de algunos de los personajes más memorables de Marvel, como Los Vengadores y los X-Men, sino también de una aclamada carrera como creador en solitario en la década de 1970, primero en Marvel’s Eternals y luego en Fourth World titles de DC Comics.

Otros géneros

Además de los superhéroes, Kirby fue famoso por su trabajo en los cómics escritos por Joe Simon, de Sandman. Juntos introdujeron el romance en el medio en 1947 y crearon memorables cómics de monstruos en los años 60. Otro género popular fueron los cómics de misterio. The Spirit (1940) de Will Eisner incluía elementos de superhéroes y terror. El personaje principal era un detective privado zombi que llevaba una máscara.

Eisner también era hijo de inmigrantes judíos y, hacia el final de su carrera, plasmó su educación en cómics semiautobiográficos que describían la oprimida existencia de los habitantes de las comunidades jasídicas pobres de Nueva York.

Las obras de Eisner, entre ellas Un contrato con Dios (1978) y varias continuaciones en la década de 1980, no sólo popularizaron el término “novela gráfica”, sino que también se sumaron a la creciente tendencia de plasmar vidas judías en cómics.

En la década de 1970, una serie de notables creadoras judías publicaron por primera vez sus obras en Underground Comix, entre ellas Trina Robbins, Diane Noomin y Aline Kominsky-Crumb.

La única novela gráfica que ha ganado un premio Pulitzer, Maus, narra la experiencia del padre del autor Art Spiegelman en un campo de concentración, y comenzó a publicarse por entregas en 1980.

La portada de Maus
Maus es la única novela gráfica que ha ganado un premio Pulitzer.
marhus / Shutterstock

Cómics judíos modernos

Hoy en día, muchos creadores judíos hacen novelas gráficas y cómics. La editora de cómics Corinne Pearlman dibujó la popular tira Playing the Jewish Card en la década de 1990 y ahora edita novelas gráficas. Ella y otras creadoras aparecieron en la exposición y el libro de 2011 Graphic Details: Confessional Comics by Jewish Women, comisariados por la novelista gráfica Sarah Lightman.

Lightman es una de las editoras de una segunda antología, Jewish Women in Comics: Borders and Bodies. Otras creadoras británicas son Karrie Fransman, que hace cómics sobre refugiados y víctimas de la violencia de género, y el músico y dibujante Danny Noble, que ha ilustrado libros infantiles de Adrian Edmondson.

Otros creadores han animado sus cómics autobiográficos, como el de la dibujante y músico Carol Isaacs The Wolf of Baghdad y la vida de Charlotte Saloman, autora de la novela protográfica Life? or Theatre?.

Con la atención prestada a la obra de numerosos creadores judíos de cómics, a través de adaptaciones cinematográficas, libros y exposiciones, parece que su contribución al medio por fin está siendo reconocida.

The Conversation

Alex Fitch recibe financiación del UKRI Centre for Doctoral Training, Design Star.