Skip to content
  • Admin 
Home » Noticias » El NO a la exploración y menos a la explotación de hidrocarburos

El NO a la exploración y menos a la explotación de hidrocarburos

El no a la exploración y menos a la explotación de hidrocarburos

A pesar de que Costa Rica es un líder en cuestiones ambientales y en la emisión de bonos de carbono neutral, el gobierno parece pasar por alto sus logros. A lo largo de su historia, el país ha dedicado una quinta parte de su territorio a la conservación ambiental, ganando reconocimiento internacional. En un espacio de apenas 51.100 km² habitan más de 500.000 especies, un 6 por ciento de la biodiversidad global.

No obstante, todos estos logros son obviados al considerar la posibilidad de incursionar en la explotación de hidrocarburos en búsqueda de soluciones para las dificultades fiscales, un enfoque alineado con la influencia de organismos internacionales.

Los expertos en la materia han dejado claro que la exploración y explotación de hidrocarburos en Costa Rica no puede sostenerse a largo plazo.

La experiencia en otros países ha demostrado que los resultados económicos raramente cumplen las expectativas y que el daño ambiental a largo plazo es incalculable. Resulta incomprensible que, en un contexto donde se observan los estragos del cambio climático, se esté considerando revivir enfoques obsoletos de desarrollo. Esta perspectiva no coincide con la identidad costarricense.

La mera idea de explotar hidrocarburos en suelo costarricense ha encendido un debate de magnitudes considerables. Tanto la Escuela de Biología de la Universidad de Costa Rica como diversas organizaciones ciudadanas, ambientalistas y economistas han expresado su rotundo rechazo a la exploración y explotación de hidrocarburos. Argumentan que esto contradice la trayectoria de conservación y protección de los recursos naturales del país.

Es indudable que la idea de explotar hidrocarburos en Costa Rica se contradice con los valores de defensa ambiental e histórica del país y con su legado en la protección de sus recursos naturales. Esta posibilidad no encaja en la agenda nacional y es hora de que el gobierno lo reconozca.