Skip to content
Home » Noticias » Los multimillonarios utilizan la misma ropa todos los días. No es por estética, es por productividad

Los multimillonarios utilizan la misma ropa todos los días. No es por estética, es por productividad

Los multimillonarios utilizan la misma ropa todos los días. No es por estética, es por productividad

No sé si a ti te pasa, pero las dos preguntas recurrentes que siempre me vienen a la cabeza cuando empiezo un nuevo día son: qué ropa voy a ponerme y qué voy a comer. Lo de la comida lo he solucionado planificando los menús semanales con antelación. Lo del vestuario, como bien saben los millonarios, es una decisión en la que no merece malgastar ni tiempo ni energías.

Personas de éxito como Steve Jobs, Barack Obama, Christopher Nolan, Albert Einstein o Mark Zuckerberg decidieron elegir un patrón de vestimenta y mantenerlo para toda la semana. De ese modo, se eliminan las decisiones intrascendentes para dedicar toda su atención a las que de verdad importan.

El fundador de Apple optó por unos vaqueros y su perenne jersey negro; Obama confesó a Vanity Fair que “solo llevaba trajes grises o azules” y Mark Zuckerberg por vaqueros con camiseta gris. Cualquier decisión, por pequeña e insignificante que parezca, consume parte de tu energía. “Quiero despejar mi vida para tomar la menor cantidad de decisiones posible sobre cualquier cosa excepto cómo servir mejor a esta comunidad. Siento que no estoy haciendo mi trabajo si gasto parte de mi energía en cosas frívolas de mi vida”, dijo Mark Zuckerberg en una ronda abierta de preguntas.

Ventajas de no preocuparse por el vestuario

La fatiga por la toma de decisiones es una condición psicológica que parte de la premisa que cada persona es capaz de tomar un determinado número de decisiones al día antes de que aparezcan los primeros signos de fatiga que harán que la productividad se reduzca progresivamente. Lo explicaba de forma magistral el psicólogo Barry Schwartz en su charla TED sobre la paradoja de elegir.

Un estudio de la Universidad de Minnesota, reveló que tomamos entre 10.000 y 40.000 decisiones al día. Por lo tanto, eliminar todas esas decisiones banales de la ecuación deja el terreno despejado a las decisiones que sí debes tomar y son importantes para tu desempeño diario.

Obviamente no se trata de ponerte cada día el mismo pantalón o la misma camiseta, pero con cinco prendas iguales de cada tipo evitas tener que perder el tiempo seleccionando piezas de tu armario y combinando colores. Esta preselección de tu vestuario no solo consigue reducir el número de decisiones que tomas al día, sino que también ahorras un tiempo muy valioso que, por ejemplo, podrías emplear en desayunar de forma adecuada.

La reducción de decisiones banales también contribuye a reducir el estrés y la carga mental. Ya no tienes que preocuparte de los “¿Qué me pongo hoy?” ni “¿Estos colores combinan?”

Más allá del hecho de tener que seleccionar qué ropa ponerte a diario, utilizar siempre el mismo patrón de vestimenta permite ahorrar tiempo, dinero y energías de forma indirecta. No vas a tener que amontonar ropa sucia esperando a que haya suficiente ropa blanca o de color, y no vas a necesitar organizar tu armario tan a menudo.

Del mismo modo, tus visitas a las tiendas de moda se reducirán porque ya no necesitarás tantas opciones para combinar colores o estilos, simplificando todo el proceso desde la raíz.

Los últimos datos disponibles sobre consumo textil por persona del Instituto Nacional de Estadística son de 2015, pero estos revelan que cada hombre se gasta de media al año unos 196 euros al año en ropa, mientras que las mujeres gastan de media 259 euros al año. La mayoría de estas compras no son por necesidad, si no por capricho, modas o tendencias, por lo que uniformar tu vestuario diario reducirá esa factura.

En Xataka | El principio de Pareto: conseguir el 80% de productividad con el 20% de esfuerzo

Imagen | Pexels (Daian Gan)


La noticia

Los multimillonarios utilizan la misma ropa todos los días. No es por estética, es por productividad

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Rubén Andrés

.